Portada Opin@r
Reportajes y Entrevistas  

Portada Opin@r

Información General y Opinión
Cultura, Ciencia y Sociedad
Deportes
Denuncia

 


ANDRÉS GARRIDO


El pianista Giovanni Mirabassi (foto: Goio Villanueva)
El pianista Giovanni Mirabassi (foto: Goio Villanueva)
 

XVII FESTIVAL DE JAZZ DE SAN JAVIER

El jazz francés envolvió San Javier 

El pianista Giovanni Mirabassi puso un toque romántico, antes de que Melanie Dahan compartiera escenario con su acariciadora voz. La actuación del acordeonista Marc Berthoumieux fue algo más rítmica, sin abandonar los aires de la musette 

El cuarteto de Berthoumieux (foto: Goio Villanueva)
El cuarteto de Berthoumieux (foto: Goio Villanueva)
 

La undécima jornada del XVII Jazz San Javier ha estado protagonizada por músicos del vecino país: Francia. Una de las zonas de Europa en las que más se ha desarrollado este género. Por su capital, París, han pasado muchos de los más importantes nombres llegados desde Estados Unidos, pero no solamente de allí. La capital parisina ha acogido tradicionalmente a muchos artistas de diferentes disciplinas. La música –y dentro de ella, el jazz– no es una excepción. Es el caso del protagonista de la primera parte de esta jornada en San Javier: el pianista italiano Giovanni Mirabassi, que después de interpretar unos temas en solitario acompañó a la cantante francesa Melanie Dahan, quien nos acarició con su preciosa voz a través de una selección bien escogida de canciones francesas que dieron como resultado un concierto encantador. La segunda parte siguió adornada por la musette francesa con el acordeonista galo Marc Berthoumieux y su cuarteto, que llegaba por primera vez a Jazz San Javier, y también a nuestro país, para dar un concierto.  

Tras su primera visita en la apertura de la XV edición de Jazz San Javier, el pianista italiano afincado en París, Giovanni Mirabassi, regresaba a este festival con una propuesta diferente a la de entonces (en 2012 lo hizo con su trío). Para esta ocasión, Mirabassi planteó un concierto con dos partes; la primera él solo y su piano, en la que demostró sus dotes interpretativas de excelente factura. Para la ocasión, el pianista italiano comenzó con una creación propia titulada “Lullaby”, en la que dio muestras de su dominio del piano y de las resonancias de otros grandes nombres del jazz, que le han influenciado en su aprendizaje y desarrollo posterior como instrumentista.  

Mirabassi es músico al que le gusta experimentar con estilos y partituras de otros creadores que tengan o no que ver con el jazz, pero siempre llevando su particular visión a esos terrenos. Fue el caso de una conocida pieza del recordado Antonio Carlos Jobim titulada “Retrato em branco y preto”, que sin perder la esencia del maestro carioca Mirabassi la trasladó a su terreno con una notable maestría y haciendo gala de sus dotes como pianista.   

Giovanni Mirabassi es una persona cercana, a pesar de su aparente timidez. Se esfuerza por hacerte la velada más que agradable y pretende, lográndolo, que todos se sientan a gusto y disfruten con su música. Tal vez por ello el pianista italiano dejó sonar su versión de “Gracias a la Vida”, rica en matices y figuras musicales como muestra de lo que les indicamos, lo que el público supo premiar y valorar con evidencia al igual que en sus anteriores interpretaciones. Antes de que llegara la segunda parte de su concierto en este regreso a Jazz San Javier, el músico afincado en Paris anunció “Libertango”, del recordado Piazzola, en el que una vez más nos dio muestras de sus grandes capacidades interpretativas, utilizando la mano izquierda para marcar el ritmo insistente del tango, mientras que la derecha fraseaba de manera magistral. Todo un disfrute, vamos. Exultante se mostraba el auditorio con Mirabassi, que durante toda la noche superó un grave problema nasal debido a una alergia que traía de la noche anterior. Pero ello no le restó, en ningún momento, ganas ni ánimo para regalar una magnífica participación en esta antepenúltima sesión de Jazz San Javier.  

Melanie Dahan acarició al público con su voz (foto: Goio Villanueva)
Melanie Dahan acarició al público con su voz 
(foto: Goio Villanueva)

Y entonces llamó a Melanie Dahan, que debutaba en este festival. Melanie apareció en escena dando las buenas noches y esperando que los asistentes conocieran un poco la canción francesa, que inició con “Que reste-t-il de nos amours”, una composición del popular Charles Trenet que supuso una primera muestra de la gran voz y dotes para la interpretación que posee esta joven cantante gala, que finalizaba la última estrofa de la misma haciendo referencia a San Javier y ganándose con ello la entrega del público y su estima.  

Tras explicar que era reciente la grabación del disco con Giovanni Mirabassi, Melanie Dahan indicó que el jazz no solamente se canta en inglés, sino también en francés, y para continuar demostrándolo anunció una canción de Charles Aznavour: “L’enfant Maquillé”, cuya letra nos habla de un niño que tiene muchos años, sin patria y que no recuerda sus sueños estúpidos al despertar. Es el niño maquillado. Probablemente, el francés tenga una elegancia sonora cuando se canta que no posee el inglés, y tal vez por eso las notas que salían de la garganta de Melanie Dahan parecían angelicales. El público quedó inmediatamente enganchado con la cantante y premiaba sus interpretaciones con un cada vez mayor entusiasmo.  

Después de Aznavour, Melanie Dahan y Ginovanni Mirabassi plantearon una bella y poca conocida canción de Jacques Brel, titulada “Le Prochain Amour”, que calmó un poco los compases más enérgicos que le precedieron. Hasta el momento, todas las letras nos hablaban de amores y desamores: de lo que quedó de nuestro amor, pasando por el desamor de ser un niño maquillado y sin patria, a dibujarnos en ese poema de Brel el próximo amor que no duraría hasta el próximo verano. Parecía ser el hilo conductor del concierto de Melanie Dahan con Giovanni Mirabassi: el amor. Bueno, no es de extrañar si tenemos en cuenta que estábamos escuchando música francesa, con intérpretes franceses o que residen en la capital francesa: la del amor.  

Las letras de las canciones continuaban contándonos historias relacionadas con el amor y la soledad. Como en “Si tu me payes un verre”, en la que por una copa se estaba dispuesto a escuchar tus historias, tu vida y, por qué no, a ser los cornúpetas más felices del mundo. Luego llegaba el momento para una entrañable canción, a la que tanto Dahan como Mirabassi le tienen apego: “Alfonsina y el Mar”. El gran éxito de Violeta Parra, que sonó diferente en esta versión pero, insisto en ello, sin perder su esencia.  

Con “Bidonville” (para la que llamó al escenario al bajista Laurent Vernerey y al baterista Lukmil Pérez), se ponía el punto y final a esta participación de Melanie Dahan y Giovanni Mirabassi en esta primera parte de la jornada del viernes, 1 de agosto. Es la versión francesa que grabó Claude Nougaro del famoso “Berimbao”, de Baden Powell. El público insistió en pedir más, pero Melanie informó al respetable que la noche estaba dedicada al jazz francés, que a continuación le tocaba el turno al cuarteto del acordeonista Marc Berthoumieux, en el que se integraban sus acompañantes y ella misma interpretaría una o dos canciones con ellos. Respeto y aceptación del auditorio ante lo expuesto.  

Marc Berthoumieux actuaba por primera vez en España (foto: Goio Villanueva)
Marc Berthoumieux actuaba por primera vez 
en España (foto: Goio Villanueva)

Después del buen regusto que nos dejaron Giovanni Mirabassi y Melanie Dahan, la noche siguió teñida de la musette francesa con el cuarteto que lidera el acordeonista Marc Berthoumieux, quien aseguró que “era su primer concierto en España”. El músico galo estuvo acompañado por Giovanni Mirabassi, al piano; Laurent Vernerey, al bajo; y por el baterista cubano Lukmil Pérez. Con esta formación, Marc Berthoumieux arrancó su concierto interpretando una pieza rítmica titulada “Vent Du Nord”, a la que siguió “A Thousand Years” y “Have You Heard”. Tres temas que sirvieron de tarjeta de presentación al auditorio del Parque Almansa, al que tras dar las buenas noches le pidió a Mirabassi que tradujera sus palabras, ya que no habla español, subrayando según el pianista su pesadumbre por no poder dirigirse al público en nuestro idioma. Berthoumieux destacó también sentirse muy a gusto en este festival y deseó a los presentes una buena noche de música a través de su concierto. 

“Looking Up” abrió la siguiente tanda de piezas que el acordeonista francés iba hilvanando finamente, con lo que lograba una aceptación inmediata y total del público. Tras el desenfreno de esta pieza, Berthoumieux se decantó por una balada al más puro estilo parisino titulada “Les Choses de la Vie” (de la película del mismo título), que sosegó los ánimos de un auditorio que no perdía detalle de la evolución de este concierto. Marc Berthoumieux pertenece a ese grupo de acordeonistas franceses que durante las últimas décadas han irrumpido con fuerza en los terrenos del jazz, pero manteniendo unas esencias musicales que tienen su base en la musette, como es el caso de Richard Galliano o Ludovic Beier, que le han precedido en Jazz San Javier.  

Después, siempre con la traducción ya de Lukmil Pérez, abordaron una popular canción infantil francesa titulada “A La clare Fontaine”, a la que siguió una versión muy particular del éxito de Norah Jones, “I Don’t Know Why” (interpretado por él solo al acordeón), y “Oblivion”, una pieza romántica que volvió a levantar los aplausos del público. Prácticamente todo el repertorio estuvo basado en los discos del acordeonista en el mercado (el más reciente es “In Other Words”, publicado en 2011, en el que participó el propio Giovanni Mirabassi). Para finalizar su concierto, Marc Berthoumieux anunció “Danse Eolienne”, en la que el acordeonista dejó espacio a Mirabassi, jugueteó con Vernerey al contrabajo en un precioso dúo que el público supo premiar y, en suma, agradó tanto al respetable que al auditorio no le quedó otra que reiterarle su admiración y respeto con una larga ovación. Y lo esperado: la aparición de Melanie Dahan. Con la cantante en escena atacaron, ambos, “Julie Môme” –más adelante se sumaba Giovanni Mirabassi–, que derrochaba el inequívoco ambiente parisino, inundando definitivamente todo el auditorio de esta musette. Melanie tradujo las palabras del acordeonista indicando que iban a interpretar un tema del propio Berthoumieux, titulado “Otro adiós”, con el que cerraban el concierto en San Javier.  

El auditorio, puesto en pie, ovacionaba y aplaudía a Marc Berthoumieux, su cuarteto y Melanie Dahan, que saludaban agradecidos. Pero ya se sabe que el público de San Javier siempre pide más y los cinco regresaron al escenario para saludar y quedar el cuarteto, que interpretó “Balakatun“, con el que – ahora sí– acababa el debut del acordeonista en Jazz San Javier.  

En suma, noche encantadora donde las haya en el festival marmenorense, con dos partes (que resultaron tres) distintas pero muy conectadas. Una primera dividida en dos, con el pianista italiano afincado en París, Giovanni Mirabassi, que acompañó a continuación a Melanie Dahan en un acariciador concierto. Tras ello y un pequeño descanso, la segunda mitad de esta antepenúltima jornada de Jazz San Javier, con más música francesa en terrenos del género jazzístico de la mano del acordeonista Marc Berthoumieux y su cuarteto, en el que se integró Mirabassi, e invitación para Melanie Dahan. Una noche en la que el jazz francés envolvió a San Javier dejándole una acusada caricia musical, junto a la brisa fresca del Mar Menor murciano.  

La siguiente cita nos depara otra jornada de contrastes musicales. Cuba y el bolero se harán presentes con las voces de Lucrecia y Moncho (invitado por la cantante cubana), que estarán arropados por la Havana Street Band. Éste puede ser un concierto de auténtico disfrute para románticos pero, a la vez, para los entusiastas de los ritmos cubanos, que tienen en Lucrecia (según apuntan un buen número de especialistas y aficionados) a una de las sucesoras de la recordada Celia Cruz. La segunda parte cambiará absolutamente el decorado para recibir de nuevo a un compositor y guitarrista muy querido en este festival: Chuck Loeb & Friends. Con su esposa, la española Carmen Cuesta en la voz, y la participación especial del saxofonista Eric Marienthal. Música de fusión de alta clase para una noche muy especial, que nos sitúa ya al borde de la clausura de esta XVII edición. Los detalles, como de costumbre, los podrán seguir en OPINAR. 2 agosto 2014  

Mirabassi y Dahan, con Vernerey y Pérez interpretando una de las canciones (foto: Goio Villanueva)
Mirabassi y Dahan, con Vernerey y Pérez interpretando una de las canciones (foto: Goio Villanueva) 

 


OPI

Portada  Información General y Opinión  Cultura, Ciencia y Sociedad
Reportajes y Entrevistas  Deportes  Denuncia


© OPIN@R.
© Cada uno de los autores de los artículos o fotografías.

Las personas interesadas en publicar sus colaboraciones en OPIN@R o ponerse en contacto con la Redacción,
tienen a su disposición la siguiente dirección de correo electrónico:
Teclee esta dirección en su programa de correo electrónico