Portada Opin@r
Reportajes y Entrevistas  

Portada Opin@r

Información General y Opinión
Cultura, Ciencia y Sociedad
Deportes
Denuncia

 


ANDRÉS GARRIDO


Freddy Cole recoge el galardón de Jazz San Javier a Toda su Carrera (foto: Goio Villanueva)
Freddy Cole recoge el galardón de Jazz San Javier a Toda su Carrera (foto: Goio Villanueva)
 

XVII FESTIVAL DE JAZZ DE SAN JAVIER

San Javier homenajea a Freddy Cole, en una noche de todo jazz 

El pianista y cantante Freddy Cole recibió el Premio del festival por toda su carrera musical. Después, la Sedajazz Big Band invitó a esta leyenda del género antes de abordar su concierto con Sole Giménez y la música de “Chico y Rita” 

Sole Giménez y la Sedajazz Big Band (foto: Goio Villanueva)
Sole Giménez y la Sedajazz Big Band (foto: Goio Villanueva)
 

Noche de jazz auténtico en San Javier, con Freddy Cole, la Sedajazz Big Band y Sole Giménez, en la que el festival marmenorense entregó su Premio A Toda Una Carrera al cantante y pianista norteamericano que, emocionado, indicó que “siempre me he sentido bien en San Javier, y hoy mucho más”. Después de un magistral recital dentro de los cánones más clásicos, la Sedajazz Big Band invitó a Cole a interpretar unos temas con ellos, antes de que se iniciara el concierto con Sole Giménez en un homenaje a Bebo Valdés que ofreció una visión muy personal de la música que el recordado músico cubano escribió para la película de animación “Chico y Rita”.  

La décima jornada del XVII Jazz San Javier ha resultado pletórica para el género. La primera parte fue introducirnos en un elegante club de jazz y disfrutar de toda una leyenda como es Freddy Cole. Una leyenda cercana a cumplir, el próximo octubre, 83 años de vida, y otros 62 en la música. Su ilusión era ser jugador de fútbol profesional (lo que aquí conocemos como rugby), pero una lesión en una de sus manos le derivó, y damos gracias por ello, hacia la música. Desde los cinco años, Freddy se sentaba delante de un piano para tocar y aprender. El ambiente familiar era propicio y tenía buenos maestros; su hermano Nat debió enseñarle muchas cosas que, con los años, Freddy Cole ha puesto en práctica y ha sido su sello de identidad.   

El cuarteto de Freddy Cole (foto: Goio Villanueva)
El cuarteto de Freddy Cole (foto: Goio Villanueva) 

Cuando Alberto Nieto le anunció, el público se puso en pie para recibir a esta leyenda viva, que llegaba a Jazz San Javier 14 años después de hacerlo con su cuarteto habitual de los últimos tiempos. Esto es, Randy Napoleon, a la guitarra; Elías Bailey, contrabajo; y otra leyenda a la batería: Curtis Boyd. El auditorio mostraba su entusiasmo y respeto por Freddy Cole, que de inmediato se sentó al piano y comenzó a cantar “Our Love Is Here To Stay” (primeras ovaciones), “Making Believe”, “This Is A Lovely Way to Spend an Evening” y “Somewhere Along the Way”.  

El público se mostraba maravillado con Freddy Cole y sus músicos, que dominaban en todo momento las riendas de una noche mágica, veraniega y propicia para escuchar esa voz característica de Freddy, que le ha valido el ser reconocido por muchos de sus compañeros como el mejor baladista y cantante de estándares jazzísticos. Por unos momentos, Freddy Cole abandonó el piano para cantar de pie, frente al público, y terminar de enamorarle con otra mansalva de piezas conocidas, tales como “How Little We Know” e “It's Crazy But I'm In Love”, antes de regresar al piano y continuar con “A Cottage For Sale”, “I Will Wait For You” y “On the South Side Of Chicago”, que volvió a arrancar los aplausos unánimes de un auditorio a reventar.  

Y había que acabar bien el concierto. Por ello, Freddy Cole y su cuarteto atacaron un blues dedicado a Muddy Water, “Muddy Water Blues”, para continuar con “Mam’selle” y otro estándar que hemos escuchado en diversas versiones, que juega con cada letra de su título: “L-O-V-E”. Bueno, los pies del personal no paraban de moverse al compás de ésta y las demás melodías. Los cuerpos, aunque sentados, se balanceaban de aquí para allá y el disfrute se palpaba y tocaba. Era Freddy Cole en acción, que dejaba ese inequívoco sello personal a buen jazz. Una música que engancha, como terminaron de hacer Cole y sus músicos con “Lovely Day” rematando, de esa guisa, un concierto soberbio y magistral.  

Freddy Cole en un momento de su concierto (foto: Goio Villanueva)
Freddy Cole en un momento de su concierto (foto: Goio Villanueva) 

El público, puesto en pie, solicitaba más. La presencia en el escenario del director de Jazz San Javier, Alberto Nieto, y del alcalde de la población, Juan Martínez, descubría que había llegado el momento anunciado por el festival. El máximo mandatario del consistorio anunciaba que se le concedía en esta edición el Premio del Festival a Toda Una Vida en la música, citando algunas de las cualidades que ya hemos señalado aquí. Pero tal vez, la que destacaría de esas palabras del alcalde sea la de la sencillez y humildad de uno de los grandes del género: Freddy Cole. Supongo que resumir en un minuto 62 años de trayectoria en la música es muy difícil pero, probablemente, estas dos constantes indicadas nos puedan dar una idea de quién y cómo es Freddy Cole, hermano menor del no menos recordado Nat “King” Cole, nacido en Chicago, la ciudad del blues.  

El pianista y cantante recibió con mucho agrado, y supongo que algo emocionado, este reconocimiento que no es solamente del festival de jazz de San Javier, sino de todos los aficionados que año tras año se dan cita en este auditorio del Parque Almansa y que, sin duda, representan también a los millones de seguidores de Cole en todo el mundo. Alberto Nieto le pidió, por favor, una más y el cuarteto se dispuso a interpretar “You and Me Against the World”, con el que finalizaban definitivamente su concierto en esta XVII edición. Pleno reconocimiento y homenaje del auditorio puesto en pie, ovacionando y vitoreando a esta leyenda del jazz. Qué buen rato habíamos pasado y qué a gusto nos había dejado a todos.  

Francisco Blanco “Latino”, el director de Sedajazz (foto: Goio Villanueva)
Francisco Blanco “Latino”, el director de Sedajazz 
(foto: Goio Villanueva)

Bueno. Había que disponerse a cambiar de decorado, aunque no nos íbamos a alejar mucho del jazz. El segundo concierto de esta noche mágica corría a cargo de la Sedajazz Big Band. Un proyecto que inició el saxofonista español Francisco Blanco “Latino”, y que gracias al esfuerzo constante no ya de él, sino de los destacados músicos con los que cuenta, ha podido salir hacia adelante. Sedajazz no es sólo una big band; también es una escuela en la que los alumnos aprenden solfeo, armonía, ritmos, instrumentos y todo siempre en torno a este género universal. Era la primera ocasión que la gran banda venía a Jazz San Javier y, ciertamente, bien que mereció la pena.   

La Sedajazz Big Band está dirigida por el saxofonista barítono Francisco Blanco “Latino” y se completa con estos otros músicos: Eladio Reinón, saxo tenor; Víctor Jiménez, saxo alto; Iván Albuixech, saxo alto; Jesús Santandreu, saxo tenor; Paco Soler, trombón; Víctor Colomer, trombón; Toni Belenguer, trombón; Vicente Pérez, trombón; Voro García, trompeta; David Pastor (que repetía en esta edición), trompeta; Sergio García, trompeta; Pere Crespo, trompeta; Santi Navalón, piano; Julio Fuster, contrabajo; José Mª Hernández "Reillo", congas; y Felip Santandreu, batería. Diecisiete músicos en escena que sonaban como la gloria, demostrándolo de inmediato con dos piezas caribeñas, “Cubauza” y “La Batanga”, como primer homenaje al desaparecido Bebo Valdés. Dos temas que nos colocaron en situación para el concierto que se había anunciado en esta segunda mitad, dedicado a la música de Bebo realizada para la película de animación “Chico y Rita”. 

Lo que ocurre es que todavía se iban a presentar sorpresas. Nadie lo esperaba, pero se pudo hacer. “Latino” anunció por el micrófono que aprovechando que la big band podía contar con la presencia de Freddy Cole, se iban a marcar con él un par de temas. Bueno, el aplauso y el grito de admiración fueron unánimes. Y allí apareció, de nuevo y acompañado por el guitarrista Randy Napoleon, el cantante norteamericano. La orquesta dejó sonar las primeras notas de “I Saw Stars” y Freddy comenzó a cantar “I saw stars/I heard a birdie sing so sweet, so sweet/The moment I fell for you/I saw stars/I heard an angel say,/Wake up, wake up/Your wonderful dream come true”. Parecía como si estuviéramos en el Green Mill de Chicago, escuchando a Freddy Cole y esa maravillosa big band. ¡Qué bien sonaban todos! Y cómo fueron ganándose los músicos españoles a Cole y Napoleon. Luego sonó otro estándar titulado “Jelly, Jelly, Jelly”, un blues pegajoso que en versión para big band lo es aún más y en el que David Pastor logró sorprender –es uno de nuestros grandes músicos de jazz– a Cole y Napoleon con su solo arrastrado de trompeta y ejecutando notas altas con una limpieza absoluta. Los norteamericanos aplaudieron todos y cada uno de estos solos de la orquesta, que dejaron una más que buena sensación en ambos. El auditorio alucinaba con lo que había presenciado. ¡Madre mía, qué potencial tenemos en España! En efecto, hay que decirlo alto y claro: España tiene, hoy por hoy, muy buenos músicos de jazz.  

Sole Giménez regresó a San Javier con la música de Bebo Valdés (foto: Goio Villanueva)
Sole Giménez regresó a San Javier con la música 
de Bebo Valdés (foto: Goio Villanueva)

¡Uf! Después de la sorpresa había que proseguir con lo previsto para esta segunda parte. Por lo tanto, la Sedajazz hizo dos piezas más de corte cubano, “Persecución” y “The Big B” (El Gran Bebo), que volvieron a meternos de lleno en lo que restaba de concierto. El director de Sedajazz, “Latino”, anunció a Sole Giménez, que apareció en el escenario con un vestido de gasa anaranjado que le daba un esplendor añadido. Sole Giménez saludó al auditorio y dijo: “Vaya noche de música”. Ciertamente, la noche estaba quedando bordada y Sole reconocía el esfuerzo de Jazz San Javier año tras año. Y como lo importante era la música, la big band y Sole Giménez hicieron un triple con apasionados boleros como “Sabor a ti”, “Nosotros” y “Lily”, a los que siguieron “A Mayra” o “El Manisero”. A esas alturas del concierto ya nos habíamos reubicado en los ambientes cubanos de “Chico y Rita”, la película de animación que llevaron a cabo el dibujante Javier Mariscal y el director de cine Fernando Trueba. La banda sonora fue compuesta por el gran Bebo Valdés, tres años antes de que falleciera en Suecia.   

La música cubana también ha sido un referente en Jazz San Javier y por ello el público disfrutaba de la fiesta del sábado. Una fiesta que Sole Giménez y la Sedajazz continuaron con “Muñequita Linda”, “Daiquiri”, “Bésame Mucho” y “Dos Gardenias”, antes de finalizar con el bis “Vereda Tropical”, que puso un broche brillante a una noche de estrellas musicales. No se olviden, por favor, de Sedajazz; esa gran orquesta que lidera el saxofonista valenciano Francisco Blanco “Latino” y que está dando una muy alta categoría a nuestro jazz español.  

En resumen, una noche brillante donde las haya, con homenaje de Jazz San Javier y su público a Freddy Cole, la música cubana de Bebo Valdés en la versión de Sole Giménez y la Sedajazz Big Band y, en definitiva, noche de mucho jazz. La próxima jornada estará dedicada, de nuevo, al jazz europeo con dos partes que se dan la mano. La primera a cargo del pianista italiano afincado en París, Giovanni Mirabassi, que estará acompañado por la cantante francesa Melanie Dahan. En la segunda mitad del viernes uno de agosto, Mirabassi formará parte del cuarteto que acompaña al acordeonista galo Marc Berthoumieux, cuya música es una fusión entre el jazz y la musette francesa. Jazz europeo que nos llega desde la vecina Francia, para una noche variada. Se lo contaremos, como de costumbre, en OPINAR. 27 julio 2014  

Freddy Cole y Randy Napoleon con la Sedajazz (foto: Goio Villanueva)
Freddy Cole y Randy Napoleon con la Sedajazz (foto: Goio Villanueva) 

 


OPI

Portada  Información General y Opinión  Cultura, Ciencia y Sociedad
Reportajes y Entrevistas  Deportes  Denuncia


© OPIN@R.
© Cada uno de los autores de los artículos o fotografías.

Las personas interesadas en publicar sus colaboraciones en OPIN@R o ponerse en contacto con la Redacción,
tienen a su disposición la siguiente dirección de correo electrónico:
Teclee esta dirección en su programa de correo electrónico