Portada Opin@r
Reportajes y Entrevistas  

Portada Opin@r

Información General y Opinión
Cultura, Ciencia y Sociedad
Deportes
Denuncia

 


ANDRÉS GARRIDO


Los nuevos Pink Turtle (foto: Goio Villanueva)
Los nuevos Pink Turtle (foto: Goio Villanueva)
 

XVII FESTIVAL DE JAZZ DE SAN JAVIER

El pop en swing y el soul se dan la mano en Jazz San Javier 

Los franceses de Pink Turtle pusieron diversión y espectáculo en la noche del sábado, y la leyenda de Booker T. Jones aglutinó a tres generaciones en torno al soul 

El cuarteto de Booker T. Jones arropado por el público de San Javier (foto: Goio Villanueva)
El cuarteto de Booker T. Jones arropado por el público de San Javier (foto: Goio Villanueva)
 

Noche calurosa, húmedo ambiente meteorológico y muy, pero que muy caliente en las gradas y foso del auditorio Parque Almansa, sede de Jazz San Javier, para recibir a dos formaciones bien diferenciadas en sus estilos y manera de entender el espectáculo: los franceses Pink Turtle y la leyenda del Hammond B3, Booker T. Jones. Quinta jornada del festival marmenorense contrastada, divertida y de altísima calidad en ambas formaciones.  

La primera vez que Pink Turtle llegaron a Jazz San Javier (XIV edición, allá por 2011), los habituales aficionados que llenan cada noche estas gradas no podían imaginarse la calidad y diversión que esta formación de músicos franceses podía ofrecer en sus directos. Y, ciertamente, aquella primera participación resultó uno de los más apoteósicos triunfos del festival e, igualmente, uno de los conciertos más recordados. Por ello, la dirección de San Javier decidió que regresaran en esta edición. Siguen manteniendo muy altas cotas de calidad y diversión, pero algunos de sus integrantes ya no están y se han incorporado otros. Pink Turtle 2014 son Patrick Bacqueville, trombón y voz; Pierre Louis Cas, saxofón, clarinete, flauta y voz; Jean-Marc Montaut, piano; y Laurent Vanhee, contrabajo. Ellos son los viejos componentes de Pink Turtle. Los que han llegado son la cantante June Milo; Julien Sylvand, trompeta y voz; y el baterista Didier Ottaviani.  

Para los directos han ganado con la voz femenina, que refuerza esa calidad interpretativa del septeto. Su originalidad se basa en transportar éxitos del rock y el pop a terrenos del jazz, con todo su amplio campo de ritmos y tendencias, lo que les convierte en un grupo extremadamente original.  

La cantante June Milo (foto: Goio Villanueva)
La cantante June Milo (foto: Goio Villanueva)

Temas como “Hotel California” suenan de diferente manera a como los hemos escuchado originalmente, u otros tales como “Get up stand up”, “How deep” o “Walk on the wild side”, con el que iniciaron su actuación. La versión de “Hey Jude”, de The Beatles, fue un primer termómetro del público, al que Pink Turtle incorporó como un gran coro y al que, como ya hicieron en su anterior visita, saludaron en sus propias butacas del auditorio despertando, si cabe, más admiración y diversión entre el respetable. 

Uno de los momentos más intimistas –y a la vez de más calidad jazzística– llegó con la versión de un viejo éxito de The Kinks, “You Really Got Me”, en un tempo de blues, que dejó al personal atónito. Y para que despertara de ese éxtasis, un poco de ritmo con “Black magic woman”, de Santana. El público se divertía y entretenía: lo estaba pasando muy bien y demostraba que quería a esos músicos, los necesitaba imperiosamente para la fiesta del sábado noche. 

El trío de vientos de Pink Turtle (foto: Goio Villanueva)
El trío de vientos de Pink Turtle (foto: Goio Villanueva) 

Después llegarían “We will rock you”, en el que Jean-Marc Montaut llevó a cabo uno de los solos de piano más aplaudidos de la noche. Más adelante, Patrick Bacqueville realizó el suyo de trombón, introduciendo notas del “Caravan” de Ellington o “Minnie the moocher”, de Cab Calloway. Y siguieron con una original “Imagine”, del siempre recordado John Lennon.  

Entonces llegó el momento para la cantante June Milo, que realizó una maravillosa interpretación del tema de Jessie Harris “Don’t know why”, logrando el aplauso unánime del auditorio. Como en su anterior visita, unos minutos de protagonismo-juego para los asistentes. Al primer espectador que adivinara el título del tema que iban a interpretar le regalaban su último disco, “A la mode”. La pieza era “A hard day’s night”, de The Beatles. Una vez conocida la persona agraciada (el más rápido fue un jovencito al que, seguro, su tutor le sopló la respuesta), el grupo atacó “Smoke on the water” como si se tratara de aquellas bandas de jazz de los años 30 y 40 del pasado siglo XX. Les gusta jugar con el público, que participe, salte, se divierta, grite o coree las letras que desde el escenario cantan.  

Con todo el auditorio absolutamente entregado atacaron “Highway to hell”, con la que finalizaron su concierto en Jazz San Javier, presentando a toda la banda de nuevo. El público, puesto en pie, reclamaba el regreso al escenario de Pink Turtle. Y no se hicieron de rogar, ya que casi de inmediato comenzaron a sonar las primeras notas de uno de los éxitos más destacados de la película “Grease”: “You're the One That I Want”. Bueno, aquello era una auténtica fiesta, que el auditorio agradecía sobremanera. Con el único acompañamiento del piano, cantaron “Los sonidos del silencio”, adaptándole una letra que venía a indicar que “el concierto ha acabado”. No continuaron, porque había que dejar paso a una leyenda que llegaba a Jazz San Javier por vez primera. Pero el público hubiera continuado con ellos, hasta bien entrada la madrugada. Seguro

El gran Booker T Jones al Hammond B3 (foto: Goio Villanueva)
El gran Booker T Jones al Hammond B3
(foto: Goio Villanueva)

La segunda parte de esta quinta jornada estaba destinada, como hemos repetido, a una de las grandes leyendas del soul y el Hammond B3: Booker T. Jones. Durante la década de los años 60 del siglo XX, la música soul y de rhytm & blues que llegaba desde Estados Unidos se confeccionaba en diferentes ciudades y sellos discográficos. Una de ellas fue Memphis y el sello STAX Records, del que Booker T. Jones & The Memphis Group fueron el icono que acompañó a muchos de los artistas de aquellos días. The Memphis Group estaba conformado por el guitarrista Steve Crooper (que junto con Steinberg es el único que queda con vida); el bajista Lewie Steinberg, que fue sustituido en 1965 por Donald “Duck” Dunn; y el gran baterista Al Jackson. Jackson fue el primero en fallecer y años después, en 2012, nos dejaría “Duck” Dunn, que junto a Crooper formaría parte de la banda The Blues Brothers.  

Esa formación en cuarteto fue la que más estabilidad tuvo en aquellos años de efervescencia musical, tanto en cantantes y grupos como en creación de las más exitosas canciones que este género dejó. Muchas de ellas fueron también compuestas por Booker o Steve Crooper y se convirtieron en auténticos himnos de muchos jóvenes del momento, y de quienes no lo eran tanto. En San Javier, el grupo estaba conformado, además de Booker T., por el guitarrista Vernon Black; Melvin Brannon, al bajo; y el cantante y baterista Darian Gray.  

El veterano Booker T. Jones dejó sonar en el escenario del Parque Almansa muchos de aquellos éxitos que interpretó con The Memphis Group, como “Harlem House”, “Han’ Em High”, “Born Under A Bad Sign” o “Green Onions”. Piezas, todas ellas, que aún permanecen en la memoria de muchos aficionados al denominado “sonido Stax”, que es lo mismo que decir Booker T. Jones.  

Pasada la primera media hora de su concierto, Booker T. dejó descansar el Hammond y se colgó una guitarra para interpretar su versión de otro himno inolvidable, al igual que su creador Jimi Hendrix: “Hey Joe”. Nombres y temas míticos, a los que Booker y sus músicos acompañaron en muchos momentos de sus carreras. Nombres como Eddie Floyd, Sam & Dave, el que fuera “Rey del Soul” Otis Redding, o Albert King. Aún con la guitarra, el músico norteamericano continuó con temas un tanto más tranquilos, tales como “Knockin’ on Heaven’s Door”, el clásico de Bob Dylan incorporado a la B.S.O. de la película “Pat Garrett & Billy The Kid”.  

Tras él, de nuevo al Hammond para dejar sonar otra serie de canciones y melodías de nuestra memoria colectiva, como “Mannish Boy”, “Take Me To The River”, “Fun” o “Hip Hug Her”. A las generaciones más veteranas que llenaban el auditorio, se les notaba rápidamente que revivían tiempos de su juventud. Los más jóvenes conocían algunas de las piezas que Booker T. y su cuarteto dejaban sonar. Sin embargo, otras no les eran tan familiares y no por ello les disgustaban. El músico norteamericano sabe cómo atraer público y vaya si lo hizo en San Javier.  

Booker T también interpretó algunos de sus temas con la guitarra (foto: Goio Villanueva)
Booker T también interpretó algunos de sus temas
con la guitarra (foto: Goio Villanueva)

Aunque sus compañeros de escenario no son aquellos de los 60, el sonido Memphis de Booker T. Jones no ha cambiado. Sigue manteniendo aquel sello inconfundible y personal que imprimió a su música, la ciudad y la casa de grabaciones que catapultó a muchos en aquellos años y los siguientes. Por eso era casi obligado que sonaran creaciones como las que completaron el concierto de esta primera visita del músico a Jazz San Javier. Piezas tales como “66 Impala”, el exitoso “Soul limbo”, “Everything is everything” y colocar un buen broche con uno de sus primeros y más versionados éxitos: “Time is tight”.  

El público –que hacía rato se había agolpado en el foso junto al escenario– explotó en un unánime aplauso que premiaba un concierto pulcro y lleno de fuerza y calidad interpretativa. La ovación fue tan prolongada e insistente que Booker T. Jones, sin abandonar el escenario, regaló unos cuantos temas más a un auditorio entregado y entusiasmado con esta leyenda viva del soul.  

“Oh Pretty Woman” fue el primero de los bises, al que siguieron “Hey Ya” y la fusión con un clásico del género llevado al éxito por el añorado Otis Redding: “Loving You Too Long”. Fue grandioso. Una leyenda de casi 70 años de vida y más de medio siglo en la música, que no ha perdido su toque, entusiasmo e inventiva para el espectáculo. Demos gracias a la Providencia por ello, y a Booker T. Jones por habernos hecho pasar casi dos horas inolvidables en San Javier. Una jornada, en suma, para guardar en nuestros discos duros personales y en la que, indiscutiblemente, el pop en swing y el soul se dieron la mano para trazar una noche de sábado y música imperecedera.  

La próxima cita será el día 16, con las actuaciones del pianista gaditano Sergio Monroy y su Sexteto, que además de los temas de su nuevo trabajo discográfico, “Como un juego”, también será el responsable de rendir homenaje al desaparecido Paco de Lucía, uno de los dos nombres al que la XVII edición de Jazz San Javier dedica el festival. La segunda parte de esta sexta jornada estará dedicada al jazz de Nueva Orleans, con una de las bandas icono de aquella mítica ciudad a orillas del Mississippi: Preservation Hall Jazz Band. Los detalles, en unos días aquí, en OPINAR. 13 julio 2014  

El público llenó, una vez más, el auditorio (foto: Goio Villanueva)
El público llenó, una vez más, el auditorio (foto: Goio Villanueva) 

 


OPI

Portada  Información General y Opinión  Cultura, Ciencia y Sociedad
Reportajes y Entrevistas  Deportes  Denuncia


© OPIN@R.
© Cada uno de los autores de los artículos o fotografías.

Las personas interesadas en publicar sus colaboraciones en OPIN@R o ponerse en contacto con la Redacción,
tienen a su disposición la siguiente dirección de correo electrónico:
Teclee esta dirección en su programa de correo electrónico