Portada Opin@r
Reportajes y Entrevistas  

Portada Opin@r

Información General y Opinión
Cultura, Ciencia y Sociedad
Deportes
Denuncia

 


ANDRÉS GARRIDO


George Benson continúa siendo uno de los mejores guitarristas de jazz (foto: Goio Villanueva)
George Benson continúa siendo uno de los mejores guitarristas de jazz
(foto: Goio Villanueva)
 

XVII FESTIVAL DE JAZZ DE SAN JAVIER

Espectacular apertura de George Benson, que presentó al joven Andreas Varady como su invitado

Andreas Varady, el joven guitarista esloveno que abre los conciertos de Benson (foto: Goio Villanueva)
Andreas Varady, el joven guitarista esloveno que abre los conciertos de Benson (foto: Goio Villanueva)

La apertura del XVII Jazz San Javier se ha iniciado con una sorprendente novedad: el guitarrista esloveno Andreas Varady, que forma parte de la gira 2014 que realiza por Europa y América del Norte su ídolo, George Benson. Sin duda, la primera y grata sorpresa de esta edición 2014 en el Festival. Andreas Varady –junto a su padre Bandi, al bajo, y su hermano Adrian, a la batería– son los encargados de abrir todos los conciertos de George Benson, en una línea jazzística de buena factura. Tras ese prólogo musical, el auditorio acogería con una enorme ovación al guitarrista de Pittsburgh que, evidentemente, era el motivo del primer lleno del auditorio Parque Almansa, en San Javier (Murcia).  

Andreas Varady tiene tan sólo 16 años, pero ya es un experimentado guitarrista que ha tocado en muy diversos festivales del género como el Bray Jazz Festival, el dedicado al guitarrista Django Reinhardt o el Northside Music Festival. Junto a ello, este músico esloveno de ascendencia gitana ha tocado con nombres destacados como Martin Taylor, Frank Vignola, Lee Ritenour (que clausurará, junto a Dave Grusin, la presente edición de San Javier) o Henry Cole. La vida musical de Andreas cambió sustancialmente cuando la familia se trasladó a Irlanda en 2007. Desde entonces, Andreas Varady ha ido creciendo no sólo en edad, sino como artista y músico.  

A la edad de doce años se acercó al baterista y productor David Lyttle, que tras escucharle lo incluyó rápidamente en su grupo y produjo su primer disco, aparecido en 2010. Un año después, Andreas comenzó a viajar y a dar conciertos en diversos festivales europeos, convirtiéndose en el más joven artista cabeza de cartel del afamado club de jazz “Ronnie Scott”, de Londres. Pero sería en el verano de 2012 cuando tuvo la oportunidad de participar en el Festival Internacional de Jazz de Montreux, donde actuó ante Quincy Jones, que lo fichó para su sociedad productora. En este 2014, Andreas Varady ha pasado a formar parte de la gira de George Benson después de que su agente Bob Zievers se fijara en el joven guitarrista, que también acaparó la atención del productor David Foster, con quien firmó contrato para el sello discográfico Verve y cuyo primer disco se publicará el 5 de agosto próximo. Pero desde junio pasado ya hay un adelanto en formato EP (Extended Play) bajo el título “Come Together”. Temas que Andreas ha interpretado en esa apertura que está haciendo en los conciertos de George Benson, como “A day in New York”, “Donna Lee”, “Do it again” (conocido éxito de Steely Dan) o el que da título a ese adelanto: “Come together”.  

Les puedo asegurar que Andreas Varady levantó el ya de por sí predispuesto ánimo de todo un auditorio, que acudía al Parque Almansa ansioso de disfrutar del concierto que dio Benson y, cómo no, de que comenzara el desfile que Jazz San Javier ha preparado para este año. 

La familia Varady en plena actuación (foto: Goio Villanueva)
La familia Varady en plena actuación (foto: Goio Villanueva)

Pues con ese ánimo ya caliente, el público se dispuso a ver a su ídolo George Benson, que regresaba a San Javier para desplegar su amplio abanico musical y, cómo no, para dejarnos algunas piezas de su más reciente disco, “Inspiration”, dedicado al recuerdo de Nat King Cole. “Nature boy” fue el primer trallazo musical de George Benson a un auditorio que estaba dispuesto a entregarse totalmente, y la única pieza de ese nuevo disco que dejó sonar en San Javier.  

Benson mantiene una aceptable voz que con los años tiene que buscar apoyos en alguno de los músicos que le acompañan, como demostró a lo largo de todo el concierto en San Javier. Pero también ha dejado nítida constancia de que continúa siendo un reputado guitarrista. Después de su última visita a este escenario, varias fueron las voces que criticaron la escasa dedicación que tenía para con la guitarra, y en esta ocasión no ha querido que esas voces tuvieran de nuevo eco. Temas cantados e instrumentales conformaron sus primeros 20 minutos de actuación, en piezas como “Weekend in Los Angeles”, “Lately”, “At The Mambo In” o “Love x love”. Les siguieron canciones arropadas por una magnífica banda compuesta por David Garfield, teclados y dirección musical; Stanley Banks, bajo (como de costumbre, el “showman” del grupo); Thom Hall, piano y teclados; Michael O’Neil, guitarra y coros; Khari Parker, batería; y la percusionista latina Lilliana de los Reyes, que además interpretaba dúos y hacía coros con Benson.  

Un extenso listado de sus temas de éxito, como “In Your Eyes”, “Turn Your Love Around”, “Kisses In The Moonlight”, “Moody's Mood” o “Lady Love Me (One More Time)”, fueron derritiendo a un personal que, como es costumbre en este auditorio, no pudo resistir mucho tiempo en las butacas llenando el foso junto al escenario y, en suma, todo el público bailando al ritmo de los temas que George Benson y su grupo iban desmenuzando sobre las tablas. En esta ocasión, el norteamericano ha mantenido un cierto equilibrio entre sus habilidades como guitarrista y su faceta de cantante –su Ibanez continúa sonando como siempre–. El compositor, guitarrista y cantante saboreó la entrega total de un auditorio fundido por su música. Otra serie más de viejos y muy recordados éxitos de su extensa discografía, como “Don't Know Why”, “Breezin”, “The Ghetto”, “Never Give Up On A Good Thing” o “Nothing's Gonna Change My Love For You”, terminó por enfebrecer a las casi 1.800 almas que acogían las butacas del Parque Almansa

George Benson interpreta su Nature Boy en San Javier (foto: Goio Villanueva)
George Benson interpreta su Nature Boy en San Javier (foto: Goio Villanueva)

“Feel like making love” y “Gime me the night” fueron los dos últimos temas, con los que Benson y su banda acabaron la primera parte de su recital. Y ya habían transcurrido 90 minutos de espectáculo. Un tanto alejado de finalizar el concierto, un “speaker” saltó al escenario para presentar, uno a uno, a esa banda de cine. Y nuevamente George Benson en escena, con cambio de camisa y chaleco para regalarnos otros 20 minutos de excelentes recuerdos musicales. Temas que forman parte de la banda sonora de nuestras vidas y que el auditorio en pleno no dejaba de corear y bailar. Primero con “Love Ballad”. Benson jugaba y hacía partícipe al público de su juego: “Yeh, yeh, yeeeehh…”, y sonaban esos coros como si de un eco se tratara. La unión músicos-auditorio se consolidó. Con “On Broadway”, donde hubo un espacio de unos cinco minutos para el baterista Khari Parker, fue una buena muestra de lo que les relato y la despedida definitiva de George Benson y su banda en la presente edición de Jazz San Javier.  

Los comentarios de los aficionados eran, por lo general, de buen cuño. Pero no faltaron también, en ésta su nueva visita al festival marmenorense, las críticas a un artista de excelente talla pero al que los años (es ley de vida para todo mortal) le van restando algunas facultades. Algunas de estas críticas coincidían en señalar que Benson ha vuelto a hacer “su” concierto. Esto es, con los temas casi de siempre y ninguno de su nuevo disco (salvo “Nature boy”, que ya apareció en los años 80). O que a pesar de que es una selección más bien sosegada en lo musical, bien podría haber regalado, por ejemplo, “Route 66”. Y en línea con estos apuntes críticos, tal vez sea un excelente momento para que George Benson se dedique menos a las grandes giras por Europa o Estados Unidos y más a la composición y a la producción de nuevos valores, como es el caso de Andreas Varady. Se le va haciendo cuesta arriba mantener sus facultades para ese tipo de proyectos. Algunos conciertos de vez en cuando no serían desaconsejables, pero desde luego sin ese calendario tan apretado que impone una gran gira. Por lo demás –y salvo estos aspectos que acabo de señalar–, en general nadie salió descontento de un excelente concierto de apertura en el XVII Jazz San Javier, que resultó notablemente mejor que el ofrecido por Benson en su anterior visita.  

La segunda jornada nos depara otro enorme espectáculo y concierto, con otro músico muy querido por estas tierras. Se trata del pianista dominicano Michel Camilo, que en formato trío regresa a Jazz San Javier para desplegar su torbellino musical. Se lo contaremos, cómo no, en OPINAR. 6 julio 2014  

El foso y graderío del auditorio al completo (foto: Goio Villanueva)
El foso y graderío del auditorio al completo (foto: Goio Villanueva)

 


OPI

Portada  Información General y Opinión  Cultura, Ciencia y Sociedad
Reportajes y Entrevistas  Deportes  Denuncia


© OPIN@R.
© Cada uno de los autores de los artículos o fotografías.

Las personas interesadas en publicar sus colaboraciones en OPIN@R o ponerse en contacto con la Redacción,
tienen a su disposición la siguiente dirección de correo electrónico:
Teclee esta dirección en su programa de correo electrónico