Portada Opin@r
Reportajes y Entrevistas  

Portada Opin@r

Información General y Opinión
Cultura, Ciencia y Sociedad
Deportes
Denuncia

 


ANDRÉS GARRIDO


Los actuales Uriah Heep en su concierto de San Javier (foto: Goio Villanueva)
Los actuales Uriah Heep en su concierto de San Javier (foto: Goio Villanueva)
 

XVI FESTIVAL DE JAZZ DE SAN JAVIER

Uriah Heep, frenesí rockero en medio del jazz

Uno de los momentos esperados fue la aparición de John Lawton, al que aompañó Bernie Shaw (foto: Goio Villanueva)
Uno de los momentos esperados fue la aparición de John Lawton, al que aompañó Bernie Shaw (foto: Goio Villanueva)
 

En el final de la crónica anterior anunciábamos que la quinta jornada del XVI Jazz San Javier era un descanso para hacer un primer balance, desintoxicarnos y volver a unos parámetros musicales más normales para un festival como el de San Javier. Y no es que estemos en contra del rock, en absoluto. Pero cuando tus oídos se acostumbran a sonidos más sosegados, a conciertos en los que el pecho no te retumba por la cantidad de watios sonoros que rebotan, no ya en el auditorio sino en toda la población, es menos llevadero introducirte, de pronto, en un auténtico concierto de rock como el que ha ofrecido el grupo británico Uriah Heep en esta edición del festival marmenorense. Les cuento.  

Uriah Heep es una leyenda del rock británico, cuya historia está plagada de éxitos y de demasiados cambios en sus formaciones a lo largo de esa historia que dura ya más de cuatro décadas. Pero, sin duda, el grupo británico formado hacia 1969 se convirtió en uno de los cuatro puntales del nuevo hard rock que trajeron ellos, Led Zeppelin, Deep Purple y Black Sabbath. Y fueron grupos de culto en todo momento, con legiones de seguidores durante décadas y aún hoy. Porque en esta su visita a San Javier, Uriah Heep lograron completar el auditorio del Parque Almansa y, cómo no, el foso de ese auditorio. Estuvieron muy simpáticos y receptivos con sus seguidores, los que no lo fueran tanto (algunos había, aunque supieron guardar las formas) y la propia organización. Lo cierto es que se hicieron querer y el auditorio se lo agradeció. 

El guitarrista Mick Box es el único miembro fundador del grupo que queda en activo (foto: Goio Villanueva)
El guitarrista Mick Box es el único miembro fundador
del grupo que queda en activo (foto: Goio Villanueva)

En la actualidad, el único miembro fundador que queda es el guitarrista y líder del grupo, Mick Box; Davey Rimmer, bajo y coros; Phil Lanzon, teclados; Russell Gilbrook, batería y el animador de sus conciertos (y de qué manera); y Bernie Shaw, voz solista. Su aparición en el escenario desató al público, que les vitoreó, aplaudió y animó sin haber tocado una nota. Después de dar las buenas noches en español, el grupo atacó dos temas fundidos: “Against the odds” y “Overload”. Para entonces, el auditorio ya era diáfano; los asientos casi no se veían y los seguidores de Uriah Heep bailaban de pié por las gradas, en los pasillos o en el foso. Shaw preguntó al público si querían jazz o rock. La pregunta creo que era innecesaria, porque aquel público había venido a ver y escuchar rock. Pero son las cosillas que se gastan en este tipo de conciertos y al público les gusta. Así es que la fiesta –que no había hecho más que comenzar– continuó con una selección de sus éxitos, tales como “Traveller in time”, “Sunrise”, “Stealin”, “I’m ready” o “Between two worlds”.   

El personal estaba desatado y tal vez porque así lo vieron los componentes de Uriah Heep, se decidió que era el momento de tomarse un respiro y llamaron a un antiguo compañero de batallas, desde el 76 al 79: John Lawton. Con apariencia menos rockera que sus compañeros, Lawton también saludó en español e interpretó una bella balada, “Rain”, a la que se sumó en las voces Bernie Shaw. Luego llegaron “Free me” y “Sympathy”, con la que John Lawton se despidió.  

Russell Gilbrook mostró una contundencia absoluta sobre la batería (foto: Goio Villanueva)
Russell Gilbrook mostró una contundencia absoluta
sobre la batería (foto: Goio Villanueva)

El concierto transcurría por los caminos previstos. El público pedía más y los británicos de Uriah Heep estaban dispuestos para ello. Así que volvieron a la carga con “Nail on the head”, “Into the wild”, “Gypsy” y “Look at yourself”, que finalizó con un largo solo del guitarrista Mick Box. El acabose. El auditorio se venía abajo y las casi dos mil almas que allí se aglutinaban hervían por todos lados. Como ya es precedente en San Javier, tres generaciones contemplaban este espectáculo rockero: los jóvenes de aquellos 60, sus hijos y nietos. Y es que el rock, ya lo dijo alguien, no tiene edad y sus viejos rockeros nunca mueren.  

Había que volver a tener un poco de respiro y sonó “July morning”, que el público coreó junto a Uriah Heep. Y llegó el final, para lo que reclamaron de nuevo la presencia de John Lawton en el escenario, que tomó una guitarra acústica para interpretar con sus ex compañeros un himno del grupo: “Lady in black”. El auditorio se mostró rendido ante Uriah Heep, que se acercaron hasta el foso para saludar y sentir más de cerca ese calor humano. Los asistentes coreaban al unísono “Oé, oé, oé”, mientras se acompañaban de palmas para que sus ídolos regresaran al escenario. 

Sin ninguna duda, Bernie Shaw es el gran maestro de ceremonias en el escenario (foto: Goio Villanueva)
Sin ninguna duda, Bernie Shaw es el gran maestro
de ceremonias en el escenario (foto: Goio Villanueva)

Y lo hicieron. Cómo no lo iban a hacer y, además, invitaron a varias seguidoras a que subieran al escenario a compartir con ellos desde esa posición los siguientes minutos con los bises. Pero John Lawton fue más lejos e indicó que no unas pocas, sino todas las chicas del auditorio. Bueno, todas no podían porque no hubieran cogido en el escenario. Colocadas delante del teclista y el batería animaban al grupo, les besaban, rendían su culto, en suma: una locura. Y ya sin ellas en el escenario preguntaron si querían continuar, y a este público –lo hemos indicado en varias ocasiones– no se le puede hacer ese tipo de preguntas porque la respuesta siempre será la misma: Sí. Así es que volvió John Lawton y atacaron “Easy Living” con la que, ahora sí, daban por terminado su concierto en San Javier. 

Otro de los animadores y cantantes del grupo es el teclista Phil Lanzon (foto: Goio Villanueva)
Otro de los animadores y cantantes del grupo es el teclista Phil Lanzon (foto: Goio Villanueva)

En resumen, una noche loca de rock, amor y cerveza, mucha cerveza, con una leyenda del hard rock británico: Uriah Heep. No defraudaron a ninguno de los que asistieron a esta demostración de música, luz y sobre todo espectáculo en estado puro. Como les contaba unas líneas atrás, una locura. Para la siguiente jornada, se regresa a los caminos del jazz y el blues, con todo el taquillaje vendido. Y es que los originales Blues Brothers tienen mucho poder de convocatoria. Ellos y que tendremos por primera vez en España a un señor del piano y del género: Thierry Lang Trio. Somos muchos los aficionados que anhelábamos poder ver a Lang en directo, y aunque menos llamativo para una jornada de doble sesión, se podría adelantar que será otro de los conciertos de jazz en la presente edición que perdurará en la memoria de muchos. Se lo contaremos, cómo no, en estas páginas de OPINAR. No nos falten. 13 julio 2013  

Davey Rimmer complementó la contundencia rítmica de Uriah Heep (foto: Goio Villanueva)
Davey Rimmer complementó la contundencia rítmica de Uriah Heep (foto: Goio Villanueva)

 


OPI

Portada  Información General y Opinión  Cultura, Ciencia y Sociedad
Reportajes y Entrevistas  Deportes  Denuncia


© OPIN@R.
© Cada uno de los autores de los artículos o fotografías.

Las personas interesadas en publicar sus colaboraciones en OPIN@R o ponerse en contacto con la Redacción,
tienen a su disposición la siguiente dirección de correo electrónico:
Teclee esta dirección en su programa de correo electrónico