Portada Opin@r
   

Portada Opin@r

Cultura, Ciencia y Sociedad
Reportajes y Entrevistas
Deportes
Denuncia

 


LUNA


Los diez mandamientos de Tomás Gómez

Tomás Gómez, en la Asamblea de Madrid.

Salimos de una semana en la que determinados poderes fácticos parecen haberse sincronizado a la perfección con el Gobierno autonómico de Madrid para lograr obsesivamente un objetivo: que el demoledor informe de la Cámara de Cuentas sobre el Ayuntamiento de Parla del año 2010 salpicase necesariamente al secretario general del PSM, Tomás Gómez, pese a que éste dejó su cargo de alcalde de la localidad en el año 2008. 

Probablemente, habría sido más efectivo tanto esfuerzo si quienes buscaban leña para la hoguera de Gómez hubiesen esgrimido algún que otro informe de la etapa en la que éste ocupaba la Alcaldía de Parla, pero parece que no ha sido posible. Como tampoco hemos visto informe alguno sobre los 46 municipios madrileños más endeudados que Parla y sobre los que poco o nada sabemos. Salvo que a la cabeza se sitúa el Ayuntamiento de Madrid, con un continuo “suma y sigue”. Sin ir más lejos, el pasado mes de marzo la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, cifró la deuda comercial del Ayuntamiento de la capital en 920 millones de euros, a los que habría que sumar 115 millones más de las empresas públicas.

¿Cómo era aquello…? “Quién esté libre de culpa…”. Al final, ni con la mejor voluntad consigue uno aplicar el concepto, tan traído y llevado últimamente, de “superioridad moral”. 

Bien, pues como colofón a tan apasionante semana de números, Gómez nos sorprendió el pasado jueves 11 de octubre en el Pleno de la Asamblea con otra cifra más: 10. 

Ante todos los diputados de la Cámara, Tomás Gómez desgranó uno por uno los que, según dijo, serían sus diez mandamientos si hoy fuese presidente de la Comunidad de Madrid, a saber: 

“1. Mi prioridad serán las personas por encima de todas las cosas y todos los bancos. 

2. Me negaré a que niños madrileños asistan a clase sin libros de texto, a que haya aulas masificadas por falta de profesores y, sobre todo, a que haya niños que pasan hambre por quitar becas de comedor para dar ese dinero a los colegios del Opus.

3. No permitiré que ningún joven universitario deje de serlo por no poder pagar las tasas ni que la FP deje de ser gratuita. 

4. No dejaré que mis ciudadanos tengan que mendigar comida en los supermercados para poder dar de comer a sus hijos. 

5. Impediré que se les rebajen las pensiones a nuestros mayores y que paguen por sus medicinas. 

6. No dejaré sin auxilio médico a ningún ser humano, independientemente de los papeles que tengan en su bolsillo. 

7. Haré todo lo que sea necesario para que los dependientes se sientan menos dependientes. 

8. Trabajaré sin descanso para que a las familias, autónomos y pequeños empresarios y a los desempleados no les falte lo que se da sin límite a los bancos: ayudas económicas. 

9. Pondré los intereses de los madrileños por encima de los míos y seré autónomo para defenderlos, incluso ante el presidente del Gobierno de España. 

10. Prometo que si un juzgado me reclama cientos de facturas de la trama Gürtel, se las entregaré a pesar de las consecuencias”. 

Toda una rotunda declaración de intenciones, que más allá de la cascada de reproches y críticas a una determinada actuación de gobierno, entiendo que podría considerarse un acto solemne de compromiso con los madrileños. Al menos así nos sonó a muchos de los que, sin salir de nuestro asombro, estábamos escuchándole en la Asamblea de Madrid. Una nueva y excelente arma arrojadiza de la que algunos podrían disponer para menoscabar su credibilidad. 

Ante tanto desapego que hoy siente la ciudadanía hacia la clase política, Tomás Gómez ha dado un valiente aunque arriesgado paso al frente. Y si estos son sus principios, esperamos que no haga suya la famosa frase de Groucho Marx, porque no queremos otros. 15 octubre 2012  

 


OPI

Portada  Información General y Opinión  Cultura, Ciencia y Sociedad
Reportajes y Entrevistas  Deportes  Denuncia


© OPIN@R.
© Cada uno de los autores de los artículos o fotografías.

Las personas interesadas en publicar sus colaboraciones en OPIN@R o ponerse en contacto con la Redacción,
tienen a su disposición la siguiente dirección de correo electrónico:
Teclee esta dirección en su programa de correo electrónico