Portada Opin@r

Portada Opin@r

Portadilla Nº 1
Información General y Opinión
Sección General


ALFONSO DIEZ


Querido Valentín

Ejerciendo de asturiano...

En una movilización por la libertad
Con su amigo Alfonso Diez
Asomado a Oporto. Amaba a Portugal...

Valentín Álvarez nos ha dejado. Ha muerto de repente. Y no ha podido ver culminada su obra, esta obra en la que colaboramos todos, pero que era realmente suya.    

Durante el último año, Valentín dedicaba buena parte de sus esfuerzos y sus ilusiones a poner en marcha OPINAR. Era el motor de la creación de esta publicación de OPI. Entusiasta hasta el límite con el proyecto.   

Hombre tranquilo, relajado generalmente, sólo se cabreaba cuando veía que los demás no marchábamos al paso veloz que él deseaba para el periódico.   

Valentín era el director adjunto porque nunca quiso ser el director, pero hacer honor a la verdad es decir que hasta el día cinco de enero por la noche OPINAR tenia un director nominal (quien esto escribe) y un director autentico: él.    

OPI debe mucho a Valentín, pero sobre todo le debe OPINAR.    

Este primer número es obra suya directa, como su gestación.    

Murió a primera hora de la mañana del día seis de enero, de un infarto fulminante. A última hora de la tarde del cinco habíamos estado trabajando en el cierre de la edición. Sus supervivientes no hemos podido sobreponernos a este golpe hasta hoy, en que cumplimos su última voluntad.   

Valentín era un periodista de raza. Prejubilado tempranamente de Televisión Española, donde fue uno de sus más importantes realizadores, dedicó desde ese día todos sus esfuerzos a su profesión vocacional, la de periodista, en la Organización de Periodistas en Internet y en AGP-UGT.    

Nadie podría comprender la historia de OPI sin el protagonismo de Valentín, sin su entusiasmo y su empuje tranquilo pero decidido.   

Licenciado en Ciencias de la Información, afrontó la realización del doctorado próximo a cumplir los sesenta años. Antes había estudiado Ciencias Físicas y en la Escuela de Cine de Madrid. Tenía una cultura enciclopédica. Anecdotario viviente, nos amenizaba las reuniones con un sentido del humor culto, hilarante, zumbón. Tendremos que escribir el libro de sus anécdotas.  

Asturiano y socialista, militante ejemplar en ambas cofradías, no perdía oportunidad de encontrar donde estuviere ciudadanos coincidentes en una de las dos categorías.   

Se nos marchó tan deprisa que parecía que iba a comer, su afición más importante después de las reseñadas y que ejercía con el mismo rigor y entusiasmo.     

Fue durante once años consejero de administración de Radio Televisión Española. Tiempo antes, durante la época de las cavernas franquistas, fue perseguido y encarcelado, por sus ideas democráticas, por los sicarios del dictador. Compartía con todos nosotros el entusiasmo por la desaparición de esa etapa negra y vergonzosa de la historia de España. Militaba en el PSOE desde el comienzo de los años sesenta, en la más absoluta clandestinidad, en los tiempos duros, hasta que lo detuvieron.   

Disfrutaba Valentín de un referente ético e intelectual, además de afectivo: su padre, el economista y escritor Valentín Andrés Álvarez, ligado a la generación del 27, amigo de Ortega y Gasset, de García Lorca y de tantos otros. Se convirtió en el más eficaz propagandista de su obra.   

Pero sobre todo, Valentín era un hombre bueno, una excelente persona a la que se le reconocía esta cualidad ya en vida y nadie la ponía en duda.  

Y hacía de la amistad un territorio inviolable, con unas dosis de comprensión, apoyo y afecto inigualables. Yo puedo dar fe de ello.  

Difícilmente nos repondremos de su pérdida.

Aquí está su última obra.  

Preparando el lanzamiento de OPINAR (Toledo)

 


OPI

Portada  Portadilla Nº 1  Información General y Opinión  Sección General


© OPIN@R.
© Cada uno de los autores de los artículos o fotografías.

Las personas interesadas en publicar sus colaboraciones en OPIN@R o ponerse en contacto con la Redacción,
tienen a su disposición la siguiente dirección de correo electrónico:
Teclee esta dirección en su programa de correo electrónico