Portada Opin@r  

Portada Opin@r

Portadilla Nº 1
Reportajes y Entrevistas
Sección General


MANIFIESTO "POR UN NUEVO PERIODISMO", APROBADO
POR UNANIMIDAD EN EL CONGRESO DE FELAP EN LA HABANA

La concentración de la propiedad de la información, un peligro
para la sociedad democrática


 

Con la participación de representantes de 21 organizaciones de 17 países de la región que nuclean a más de 80 mil periodistas y trabajadores de prensa, el VIII Congreso de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP) culminó tras aprobar por unanimidad el Manifiesto por un Nuevo Periodismo y elegir a sus nuevas autoridades.   

Todas las organizaciones firmantes del Manifiesto se comprometieron "a difundirlo por todas las vías que estén a nuestro alcance" y propusieron "que su contenido constituya la base de una Red de Solidaridad Internacional de los Periodistas, con la finalidad de crear –dentro del espacio de Internet– el Foro Permanente de Ideas por Un Nuevo Periodismo".   

 

CRÓNICA DE UN CONGRESO

La clausura del VIII Congreso tuvo lugar en el aula Magna de la Universidad de La Habana, con una mesa de la que participaron miembros de la nueva dirección de la FELAP, junto con el presidente de Cuba, Fidel Castro, y el secretario ejecutivo del Consejo de Ministros cubano, Carlos Lage.   

Electa por la unanimidad de los países representados, la nueva dirección de la FELAP quedó compuesta por Luis Suárez (de México), presidente; Juan Carlos Camaño (de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires), secretario general; Tubal Páez (Unión de Periodistas de Cuba) vicepresidente; Nelson del Castillo (Puerto Rico), tesorero, en tanto que Rafael Vargas (República Dominicana) será vicesecretario general y las restantes vicepresidencias pertenecerán a Brasil, Bolivia, Chile, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Perú y Venezuela.  

El Congreso de los periodistas latinoamericanos estuvo conducido por una mesa que integraron Tubal Páez (presidente, Unión de Periodistas de Cuba), Lidia Fagale (vicepresidenta, Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires) y Beth Costa (Brasil, Federación Nacional de Jornalistas), quienes coordinaron los debates de las Comisiones en las que se discutió acerca del valor de la información y las comunicaciones en el mundo globalizado, la capacitación y formación profesional de los periodistas, su seguridad, además de el impacto local de la crisis global.    

Del VIII Congreso participaron delegaciones provenientes de Brasil, Cuba, México, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Costa Rica, Puerto Rico, República Dominicana, Venezuela, Ecuador, Panamá, Perú, Chile, Argentina, Bolivia y Honduras.   

El Congreso fue cerrado con un discurso que pronunció Luis Suárez, con la lectura del Manifiesto, por parte de Tubal Páez, y con un mensaje de salutación de cuatro horas que ofreció Fidel Castro, a través del cual celebró la realización del VIII Congreso en La Habana, saludó la presencia de los representantes de más del 80 por ciento de los periodistas latinoamericanos, anticipó aspectos esenciales de la IX Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de Ibero América y abundó sobre el proceso de concentración de la información y las comunicaciones a escala mundial y del peligro que representa para la sociedad democrática.    

 

LLAMADA A LA CONCIENCIA DE CADA PERIODISTA

En sus aspectos principales, el manifiesto sostiene que "el desarrollo revolucionario de las tecnologías de la comunicación no ha derivado en la plena realización del derecho a la información, en tanto que éste, según sostenemos, se equipara al derecho a la supervivencia en la medida en que ser humano es pertenecer a una cultura, cuyo discurso dota al individuo de conciencia y dignidad".     

El Manifiesto entiende que "es impensable disociar el origen de nuestros problemas como corporación, de los graves problemas que asolan a la mayoría de la humanidad", y añade que "los padecimientos, los compañeros asesinados, miles de colegas amenazados, perseguidos gremialmente, desempleados y precarizados laboralmente. A la par que se extiende la corrupción, el accionar mafioso, los escuadrones de la muerte y la arbitrariedad patronal (...) en la más absoluta impunidad".  

"Este llamamiento apela a la conciencia de cada periodista que no quiera permanecer indiferente frente al saqueo al que nos vemos sometidos miles de millones de seres humanos, privados del derecho a la información, a una vivienda digna, a la atención de la salud, la educación, el trabajo y la alimentación".    

acompaña este despacho con la versión completa del Manifiesto por un Nuevo Periodismo, surgido del VIII Congreso de la FELAP.   

 

MANIFIESTO "POR UN NUEVO PERIODISMO"

"Las organizaciones firmantes nos comprometemos a difundir el siguiente manifiesto por todas las vías que estén a nuestro alcance.  

"Y proponemos que su contenido constituya la base de una Red de Solidaridad Internacional de los Periodistas, con la finalidad de crear –dentro del espacio de Internet– el Foro Permanente de Ideas por Un Nuevo Periodismo: 

"El VIII Congreso de la Federación Latinoamericana de Periodistas –FELAP–, se realiza en un período caracterizado por la profundización de los dramáticos efectos económicos, políticos, sociales y culturales, que se viven a nivel planetario como consecuencia de la aplicación de la fórmula fatal de nuestros tiempos: neoliberalismo y globalización.  

"En esa realidad la FELAP inscribe su continuo desafío histórico: la búsqueda de nuevas alternativas que se enfrenten al modelo neoliberal. Obligándonos hoy, más que ayer, a intensificar nuestro crecimiento organizativo en nombre de la idea de responsabilidad y de ética social que hemos construido a lo largo de veintitrés años de existencia.   

"Nosotros, organizaciones Sindicales, Profesionales, Colegios, Asociaciones, Uniones y Redes de periodistas-trabajadores de prensa de la región latinoamericana tenemos una historia común que rescata el valor de la coherencia de ideas y acciones como una de las dimensiones más trascendentes de las luchas protagonizadas por los periodistas que integramos la FELAP. Por eso hoy, frente al falso determinismo del 'fin de la historia' y 'la muerte de las ideologías', apropiarnos de la continuidad histórica significa reconocernos en la permanente reconstrucción de nuestras propias fuerzas. Nuestra historia y nuestras luchas son ahora el alimento para encarar próximos retos contra la lógica impuesta. De ahí, entonces, que nos convocamos todos y convocamos a todos a un amplio debate por la construcción de un nuevo periodismo.   

"Cada día se hace más indisimulable que el desarrollo revolucionario de las tecnologías de la comunicación no ha derivado en la plena realización del derecho a la información, en tanto que éste, según sostenemos 'se equipara al derecho a la supervivencia en la medida en que ser humano es pertenecer a una cultura, cuyo discurso dota al individuo de conciencia y dignidad...' (Por el Derecho a la Información. Declaración OIP-FELAP, Cumbre de Viena, Austria. 1995).   

"Hoy, cuando la brutalidad y la injusticia se han incrementado y distintas violaciones a los derechos humanos tienen para el mundo mercantilizado una importancia secundaria, comparado con el afán de hacer dinero, nos compete como periodistas –frente a la barbarie de una Tercera Guerra Mundial no declarada en el escenario bélico, pero sí en la vida cotidiana– asumir una inequívoca posición crítica, mientras millones de hombres y mujeres padecen condiciones de vida indigna. Somos conscientes de que los mentores, y únicos privilegiados de la globalización neoliberal, han provocado a la fecha más víctimas que la cifra total de muertos y damnificados arrojada por las dos conflagraciones mundiales de este siglo.    

"Entendemos, por lo tanto, que es impensable disociar el origen de nuestros problemas como corporación de los graves problemas que asolan a la gran mayoría de la humanidad. En el marco de esta nueva guerra están los peligros y riesgos de la profesión periodística. Ahí, también, los padecimientos, los compañeros asesinados, miles de colegas amenazados; perseguidos gremialmente; desempleados; precarizados laboralmente. A la par que se extienden la corrupción, el accionar mafioso, los escuadrones de la muerte y la arbitrariedad patronal. Todo ello en la más absoluta impunidad.   

"Si ayer nos enfrentamos al terrorismo de Estado impuesto por las dictaduras militares, ahora nos enfrentamos al terrorismo económico y a los gerentes de una globalización genocida que explican la tragedia encuadrándola en 'los efectos no deseados' del libre mercado.   

"Conviene reiterar que no nos proponemos un modelo de periodismo cuyas prácticas profesionales se reduzcan a la simple descripción de la muerte, con sus consabidas estadísticas. Y sabemos, entre otras cuestiones, que no habrá deontología periodística o código de ética alguno que, en la mera formalidad de las leyes y normas –arrasadas por la impunidad económica y política– puedan sobreponerse a la fuerza de la violencia simbólica con la que lucran las grandes corporaciones mediáticas. Las que dentro de la lógica dominante degradan cada vez más la profesión y maximizan su tasa de ganancia explotando intelectual y materialmente nuestra fuerza de trabajo.      

"En este llamamiento rechazamos el rol que nos pretende asignar el 'manual' de la deontología neoliberal. Y, a la vez, nos sumamos a todos los periodistas del mundo que resisten y desde la reflexión y la acción intentan nuevas experiencias por la construcción de un periodismo que no quede condenado a ser la polea de transmisión del modelo informativo y comunicacional impuesto por los dueños del dinero. Queremos compartir, pues, sin exclusiones, el desafío de recuperar enteramente el lugar de las utopías negadas por quienes procuran homogeneizar para siempre el campo de las ideas.    

"Este llamamiento apela a la conciencia de cada periodista que no quiera permanecer indiferente frente al saqueo al que nos vemos sometidos miles de millones de seres humanos, privados del derecho a la información; a una vivienda digna, a la atención de la salud; la educación; el trabajo y la alimentación.   

"Como FELAP hemos colaborado durante casi un cuarto de siglo en el combate contra la mentira organizada y la conspiración del silencio con las que una minoría se regodea en la superabundancia informativa y en la acumulación de riquezas. Convencidos de que la lógica del capitalismo contemporáneo niega otro sentido de la historia que no sea el de la actual globalización inhumana e injusta, decimos: Nuestra lucha continúa.   

"La Habana, noviembre de 1999."   

Agencia Nacional de Comunicación (ANC)

 


OPI

Portada  Portadilla Nº 1  Reportajes y Entrevistas  Sección General


© OPIN@R.
© Cada uno de los autores de los artículos o fotografías.

Las personas interesadas en publicar sus colaboraciones en OPIN@R o ponerse en contacto con la Redacción,
tienen a su disposición la siguiente dirección de correo electrónico:
Teclee esta dirección en su programa de correo electrónico