Portada Opin@r  

Portada Opin@r

Portadilla Nº 1
Reportajes y Entrevistas
Sección General


ENTREVISTA AL COMANDANTE RAÚL REYES, MIEMBRO
DEL SECRETARIADO Y DEL ESTADO MAYOR CENTRAL DE LAS FARC-EP

"Convertirse en mercenario paramilitar, una opción para subsistir en Colombia"


Por JENS HOLMS
Enviado Especial de ANNCOL a
la zona desmilitarizada en Colombia

Raúl Reyes. Hemos convenido con el gobierno nacional instalar la mesa para los diálogos. Es el inicio de la discusión de una agenda que hemos aprobado antes, en esta etapa de conversaciones, y que esperamos sea la forma, sea el camino que conduzca a la conciliación nacional que buscan todos los colombianos.  

El desarrollo de este proceso de cambios parte de una fuerte inversión social por parte del Estado, del gobierno y los gremios económicos, y tiene que partir de una justa redistribución de las ganancias para poder resolver los problemas sociales, económicos y políticos que afectan nuestro país.   

P. ¿Cuáles son en su opinión las mayores dificultades que presenta este proceso?    

R. Son muchísimas, en primer lugar son 40 años de confrontación, solo las FARC tiene 35 años de combatir en busca de la nueva Colombia, la que queremos y se han sumado muchísimos factores.  

Es la crisis económica la que azota al país expresada en un creciente desempleo, en carencias de vivienda, salud, educación; en un abandono por parte de Estado al sector agrario y en la proliferación de los cultivos ilícitos como desarrollo del abandono estatal o sector agrario nacional, a eso se le suma entonces, que nunca se ha querido hacer en Colombia una reforma agraria y es una de las razones para que se produzca en Colombia amapola tanto como cocaína.    

Es decir, los conflictos que tiene Colombia ahora son muchísimos y producto de ellos es que existe una confrontación política militar de las Fuerzas Revolucionarias del Pueblo y los representantes defensores del Estado que consideran que todo está bien, que no es necesario cambiar nada porque ellos se están lucrando, se están beneficiando de un Estado y de un gobierno que han hecho para beneficio de sus interés y en detrimento de la mayoría de colombianos, que cada día se acercan más a la pobreza, a la miseria y a las crecientes necesidades muy difíciles de resolver.    

 

LAS FARC NO HACEN LA GUERRA POR LA GUERRA

P. En ciertos ámbitos políticos se habla de una escasa voluntad de paz por parte de las FARC debido a su firme posición en temas tales como la Comisión de Verificación. ¿Hasta dónde está realmente comprometida las FARC con este proceso de paz?   

R. Las FARC tiene toda la voluntad política de buscar salidas distintas a la militar, a la armada. Las FARC consideran que la solución a todos estos problemas, incluidos el armado, tiene que ver con una inversión social por parte del Estado, de los gremios económicos, en resolver los problemas de la gente. En la medida que no se tenga mas desempleo en Colombia, en que los salarios sean pagados oportunamente y no se tenga que recurrir a los paros, a los robos, a meterse en grupos paramilitares convirtiéndose en mercenarios para conseguir algo para subsistir, o que los campesinos no tengan que tumbar selva para sembrar coca, amapola, o vivir luego de la recolección de estos productos ilícitos, pues entonces vamos a comenzar a ver las posibilidades inmensas de una paz democrática. Una paz donde quepamos todos los colombianos y donde todos seamos beneficiados de las riquezas que tiene Colombia.     

Otro de los factores que afecta la vida nacional es la ola de criminalidad. El accionar permanente de los grupos de justicia privada, que tienen la bendición del Estado, porque los paramilitares en Colombia responden a una política Estatal. Ellos tienen personería jurídica, tienen una legislación que les permite accionar.   

Es por ello que los militares que los protegen, orientan, organizan y que les dan los planes están amparados por la Ley colombiana y los recursos para financiarlos igualmente salen de buena parte de los terratenientes, de los latifundistas, de los distintos empresarios, y la parte fundamental de esos gastos de la guerra indiscriminada contra la población civil se hace a nombre de los paramilitares, desde los cuarteles del ejército está financiada con los negocios y los dineros del narcotráfico.  

P. ¿Qué representa para las FARC este proceso de paz en el contexto de su estrategia política a largo plazo?    

R. Los diálogos y la búsqueda de una salida distinta a la confrontación es un anhelo nacional. Las FARC, como parte del pueblo colombiano en armas, como expresión del sentir de los colombianos que tienen por resolver tantas necesidades, sabe que la solución se puede conseguir por medio de los diálogos, por medio del entendimiento, por medio de la concertación y en esa política las FARC no tiene ninguna variación.  

Es, ante todo, un compromiso revolucionario y a pesar de las dificultades que se presenten, a pesar de la negativa de la clase gobernante a aceptar que hay en Colombia unos niveles de confrontación muy grandes debido a la crisis que nos afecta, las FARC insistirá siempre en la búsqueda de soluciones distinta a la confrontación.   

Es que las FARC no hace la guerra por la guerra, sino que la clase gobernante la ha obligado a empuñar las armas. Los hombres y mujeres que hoy combaten en las FARC lo hacen, porque no han encontrado otros caminos de expresión popular, de protesta contra la iniquidad, contra la exclusión y el terrorismo de Estado, luego los responsables de lo que está ocurriendo en Colombia es esa clase gobernante, son las directivas de los partidos Liberal y Conservador que han gobernado siempre a nuestro país mediante el terror y entregándoles las riquezas de nuestro país al gran capital internacional.  

 

PROFUNDAS DESIGUALDADES SOCIALES GENERAN EL CONFLICTO

P. ¿Qué nuevos elementos hay en este proceso de paz respecto de los anteriores producidos en el país?      

R. Mucho más crisis que en los anteriores procesos. Si comparamos el proceso iniciado el pasado 7 de enero, con el del presidente Belisario Betancourt nos encontramos con un país sumido en una crisis mas profunda, hoy son muchos más los pobres, esa clase media que existió en una época, que tenía alguna opción de poder subsistir, de acercase a mejores niveles de vida hoy a perdido todo eso producto de la aplicación del Modelo Neoliberal. 

Para imponer el modelo Neoliberal en Colombia la clase gobernante acudió a una mayor represión cercenando la posibilidad de que la clase obrera tenga un mayor protagonismo en las decisiones económicas, sociales. En Colombia se excluye a la oposición, se la asesina, eso fue lo que pasó con la Unión Patriótica, con el Partido Comunista y con tantas fuerzas progresistas y democráticas que tuvieron la dignidad y el valor de reclamar por una Colombia distinta.   

Es también lo que vemos permanentemente con los casos de periodistas como Jaime Garzón y de políticos como Jesús Antonio Bejarano y muchos otros casos de colombianos y colombianas que permanecen sin que sean recordados. Esos muertos están en los campos, en las ciudades, asesinados a nombre del paramilitarismo, son muchas las masacres donde perecen 10, 20 personas y de eso no se habla mucho, se pasa como algo normal.     

Esto nos hace ver la gravedad del conflicto, producto de que no se ha resuelto nada en todos estos años de confrontación, entonces los niveles de lo que hoy presenciamos son mucho más elevados y las características de esa lucha que hoy tratamos en la mesa de diálogo tiene que ver con las profundas desigualdades sociales generadoras de ese conflicto. A las que se suma el elemento del narcotráfico, generador de profunda corrupción, de donde termina alimentándose la politiquería, la burocracia y toda la iniquidad contra el pueblo colombiano y usado también como pretexto por el imperialismo norteamericano para la intervención en Colombia.   

P. Aprovechando que usted habla de un tema tan trascendental en la política nacional e internacional, como lo es el del narcotráfico, ¿cuál es la posición de las FARC respecto a este tema? 

R. Es un tema que los colombianos no podemos ignorar, que no existe esa problemática. Por el contrario, como existe hay que tratar de entender que es consustancial con el desarrollo del capitalismo, es componente del capitalismo. Este fenómeno tiene que ver con la falta de posibilidades en primer lugar para los campesinos que no tienen la posibilidad de cultivar productos lícitos. En Colombia se producía mucho café, había un alto potencial ganadero, algodonero, reproducía soya, sorgo, caña de azúcar, etc., pero el sector agropecuario fue tratado, dicen alguno políticos, como la "cenicienta", el campesino tuvo que recurrir a los cultivos ilícitos como la amapola, la coca y antes de esto la marihuana. Es entonces donde surgieron los problemas para los comerciantes, muchos de ellos empezaron en el negocio del narcotráfico llevando estos productos a Estados Unidos y Europa.  

Nosotros lo que vemos es que el desarrollo del narcotráfico en Colombia ha encontrado un terreno muy abonado luego de que se impuso aquí el modelo Neoliberal. Colombia no había logrado todavía un desarrollo económico, todavía tiene y tenía formas feudales en la economía, en la tenencia de la tierra, y se le impuso un modelo que no correspondía con el desarrollo social y político. Luego la responsabilidad del fenómeno del narcotráfico empezaría por las políticas económicas a nivel mundial y luego por las presiones generadas también por los políticos y militaristas enemigos de la Colombia en paz que todos buscamos.  

Las FARC por principio y ética no comparte con el narcotráfico. Por principio y por ética no distribuye coca, no cultiva coca, no envía coca para ninguna parte del mundo. Ese no es su negocio.  

Las FARC es una organización política que busca una solución a la problemática nacional que nos ha enfrentado y que está destruyendo al país.   

La propuesta que tenemos es emprender planes de sustitución de cultivos que consiste en cambiar la producción de los cultivos ilícitos por los lícitos para que Colombia vuelva a ser un país que produce alimentos, no sólo para su pueblo, sino también para exportar a otras regiones del mundo.  

 

LEY DE CANJE DE PRISIONEROS DE GUERRA

P. Hay otro tema que está sobre el tapete y del que se está hablando paralelamente al proceso de la paz con el gobierno y es el tema del Canje de Prisioneros de Guerra. ¿Qué tanto se ha avanzado en este campo?   

R. Nosotros vemos que la aprobación de una ley de canje tienen que hacerlo los tres poderes del Estado, posibilita que podamos ver de nuevo, en sus lugares de origen, a todos los prisioneros del Ejército y de la policía que en este momento están en poder de las FARC; y que igualmente podamos ver de nuevo a todos los guerrilleros que hoy pagan condenas en las cárceles del sistema por el hecho de ser luchadores revolucionarios.    

Seria un alivio, ante todo, después de ellos para sus familias y es un problema de carácter humanitario que debe resolver el Estado.   

La Ley de Canje no existe en Colombia, hay que elaborarla para poder resolver esa problemática, partiendo de que existe una confrontación armada que diariamente deja más combates, que permanentemente deja más prisioneros de lado y lado, por eso es que consideramos que debe ser una ley permanente que posibilite, mientras no podamos garantizar la paz, resolverles a esos combatientes de las dos colombias su situación, cuando sean capturados por cualquiera de las dos fuerzas que defiende uno u otro interés. 

P. Estados Unidos catalogó a las FARC-EP como una de las 30 organizaciones terroristas a nivel mundial, lo que ha provocado que muchos políticos se escuden para negarle el status de beligerancia al movimiento. ¿Qué opinión tienen las FARC al respecto?  

R. Las FARC no han firmado ninguno de los Protocolos de Ginebra, no ha firmado nada que tenga que ver con el Protocolo del DIH, sin embargo, es una organización revolucionaria que tiene unas normas de comportamiento acordes con sus principios revolucionarios.   

Por principio ejercemos una protección a los combatientes del Estado que sean tomados en combate, se les respeta su vida, su integridad física, sus creencias, su ideología, y estos prisioneros estarán con nosotros hasta que el gobierno posibilite su regreso.   

Las FARC-EP tiene también un comportamiento muy definido frente a la población civil expuesto en distintos documentos, los Protocolos de Ginebra dicen que para que una fuerza sea reconocida como beligerante debe, además de estos elementos tener el reconocimiento de un mando superior, que es el que responde por la actividad de toda la fuerza. Las FARC la tiene: es el Estado Mayor Central con su Secretariado, en cabeza del Comandante en Jefe de la organización.   

En las FARC-EP todos sus integrantes portan armas o fusiles a la vista, usan uniformes y, además, tienen presencia en más de mil municipios de los 1.170 que tiene Colombia. Es por ende una fuerza muy importante, con más de 35 años de Lucha Revolucionaria que ha ganado simpatía no solamente en el país sino también en el exterior y es la razón para que hayan venido aquí, a esta área muchas personalidades del ámbito internacional a quienes les agradecemos su presencia y agradecemos también el hecho de posibilitarnos en sus países hacer el trabajo político-diplomático.    

El Presidente de la República, Andrés Pastrana, se ha reunido dos veces con la dirección de las FARC-EP; nos hemos reunido, además, en esta misma área, con el Presidente de la Bolsa de Valores de Nueva York, el señor Grosso; también recibimos una delegación del Parlamento Norteamericano. De colombianos nos hemos entrevistado con varias personalidades del ámbito político, parlamentarios, líderes de diversos partidos; con los representantes de los gremios; de la iglesia; de los medios de comunicación, todos esos son elementos que muestran que las FARC-EP reúne todas las condiciones para que se le de el reconocimiento de fuerza beligerante, y las razones para que se pueda aprobar la Ley del Canje de Prisioneros de Guerra.   

A las FARC-EP se le dice que es imposible hablar de Ley de Canje porque viola la Constitución y las Leyes de la República. Nosotros tenemos una sola respuesta: este no es un problema de las FARC-EP, o del pueblo colombiano. No, de lo que se trata es de resolver la confrontación que existe en nuestro país, y es una situación que no podemos negar. Una de las graves dificultades a que nos enfrentamos en este terreno es que la clase política no quiere aceptar que existe una confrontación y que todos los días crece, sino que quieren decir que en Colombia no pasa nada.  

Es tan grave la situación sobre el tema que hace unos pocos años se decía "Colombia va mal, pero la economía va muy bien". Hoy no pueden decir ni eso y, sin embargo, no quieren reconocer que hay una confrontación que deja todos los días muertos, huérfanos, viudas. Unos muertos por la acción de las balas, y otros por el hambre, por las necesidades, por la desocupación.   

La Ley del Canje posibilitaría que los prisioneros puedan regresar permanentemente a los lugares de pertenencia.   

 

UN PROCESO DE PAZ DIFERENCIADO

P. Volviendo al tema del proceso de paz, ¿qué diferencia este proceso de paz entre el gobierno y las FARC-EP de las conversaciones que paralelamente el gobierno desarrolla con organizaciones como el E.L.N.?   

R.Yo desconozco mucho del estado de las conversaciones con el ELN, puedo hablar del estado de las conversaciones con las FARC-EP, lo más importante en estos momentos es que ya está prevista la fecha de instalación de la mesa para los diálogos y la negociación en la búsqueda de esa paz que anhelamos todos los colombianos.  

P. ¿Cómo ve usted este proceso de dialogo respecto de los procesos de pacificación llevados a cabo en Centro América?   

R. Distintos. El proceso que desarrolla Colombia mediante los diálogos tiene que ver con el desarrollo de la confrontación de mas de 35 años en Colombia, y tiene unos orígenes y unas características muy particulares, no comparables a lo ocurrido en Centro América y en otras regiones del mundo.   

A la vez, este proceso no tiene nada que ver con otros procesos que se desarrollaron aquí en Colombia que terminaron con la reinserción de otras organizaciones guerrilleras.    

Es un proceso que se viene adelantando con una guerrilla que lleva muchos años combatiendo, que es una organización política guiada por un pensamiento ideológico que busca una Colombia distinta a la que tenemos hoy, que quiere construir una sociedad que no es la que tenemos hoy, una sociedad que beneficie los intereses de las mayorías nacionales.    

La lucha de las FARC-EP es por el poder, por cambiar las estructuras del poder y hacer para Colombia un Estado Democrático, un Estado que beneficie los intereses de los excluidos de nuestra patria.    

P. ¿ Cuáles son los agentes externos al proceso que generan las mayores presiones sobre el desarrollo de los diálogos? ¿Cuáles son sus intereses, y cómo se manifiestan estas presiones?  

R. Las mayores presiones, las más peligrosas, macabras y bárbaras son las que se hacen desde los sectores guerristas de Estados Unidos, son las que se hacen desde la CIA, la DEA, desde el Pentágono y desde todos estos personajes que vienen a Colombia en la búsqueda de apoyo y de intimidación para generar más guerra, como el señor MacaFrey y como tantos otros que consideran que tienen el derecho de venir a pisotear nuestra soberanía, lamentablemente con la complacencia y el beneplácito de unos antipatrias que están gobernando a Colombia, empezando por el Presidente de la República y su equipo de gobierno que no tiene capacidad, que no tiene la dignidad de impedir que eso ocurra. Esos agentes de presión consideran que van a obligar a las FARC a cumplir sus deseos consiguen el efecto contrario, porque las FARC es el mismo pueblo en armas que responde a las necesidades, a las carencias.  

Lo nuevo que se ve en esta intromisión norteamericana es que ya no es solamente contra las FARC, como lo hicieron en el año 1964 contra Maquetalia, sino que hoy es contra todo el pueblo de Colombia, luego Estados Unidos a través de sus agentes le están causando un grave daño al propio Estados Unidos, al pueblo estadounidense y quieren también seguir dejando para nuestra patria mas dolor y mas miseria.    

Nosotros les decimos a los sectores progresistas, a los sectores más democráticos de Estados Unidos, y particularmente a su pueblo que hay que hacer un trabajo más grande, hay que utilizar más la inteligencia y la razón para que no sigan los guerreristas de su país creándole más dificultades a los colombianos, y conduciendo a estos dos pueblos a una confrontación que en el futuro sería muy grave y muy dolorosa para la historia de las dos naciones.  

 

POSIBLE INTERVENCIÓN USA

P. Colombia ha sido señalada por Estados Unidos como una amenaza para la estabilidad de la región, lo que suscitó una gran polémica en torno a la idea de una intervención multilateral en el país. ¿Qué posición asumen las FARC-EP?    

R. Eso es absolutamente falso. Colombia es un país dueño de muchísimas riquezas, lleno de oportunidades y dueño de construir su propio futuro, y ese es el propósito de los colombianos.   

Cuando nos sentamos a dialogar sobre las posibles soluciones, cuando tratamos de dirimir nuestras diferencias, cuando tratamos de hallar puntos de encuentro, es porque estamos en capacidad de hacerlo nosotros mismos. La confrontación y las dificultades que se presenten las tenemos que resolver los colombianos. La lucha que desarrollemos los colombianos por defender lo que nos pertenece, lo que es nuestro, no tiene por qué ser interpretada como amenaza para ningún otro país.   

Los colombianos queremos una Colombia que beneficie a todo un pueblo, eso no puede ser una amenaza para nadie que esté por fuera de nuestra frontera. Cuando Estados Unidos habla de que Colombia es una amenaza es simplemente porque quieren justificar una mayor intervención en los asuntos de Colombia. Los pregoneros de la guerra aquí en Colombia hacen lo mismo porque se lucran de la guerra, consiguen mas dólares donados por Estados Unidos; los militares consiguen mas prebendas con los ascensos promovidos desde allí, vienen con felicitaciones por el crimen que hacen contra el pueblo colombiano.  

Quienes sostienen que Colombia es una amenaza, es porque tienen un sentimiento antipatria. Estados Unidos lo hace para justificar la intervención que antes negaba y que hoy viene reconociendo además con una amplia difusión a través de los medios masivos de comunicación en desarrollo de operaciones psicológicas que hacen para buscar la intimidación de un pueblo valeroso como es el colombiano. 

P. Siguiendo en el plano regional, ¿ cómo analiza usted las posturas adoptadas por los presidentes Chávez y Cardoso con respecto a una posible intervención en Colombia?  

R. Hay que decir que la posición del Presidente Chávez y del Presidente Cardoso son dignas de nuestra admiración y respeto y de nuestro reconocimiento. Les agradecemos mucho a esos dos presidentes, y por su conducto a esos dos pueblos, porque han tenido la capacidad y el valor de reconocer que el conflicto que hay en Colombia es entre colombianos y que ellos no van a intervenir, no van a participar de una confrontación que no les pertenece.  

Nosotros agradecemos muchísimo en nombre de todo el pueblo de Colombia las posturas de estos dos gobiernos y los invitamos a que nos sigan contribuyendo en lo más grande que tenemos los colombianos: la paz.  

Sabemos del papel protagónico que puede desarrollar Brasil en la estabilidad de nuestra región, en la integración del área, donde Venezuela es factor clave en esa búsqueda de la América para todos de la que hablara nuestro libertador Simón Bolívar.  

(Distribuida por Boletin InterNos)

 


OPI

Portada  Portadilla Nº 1  Reportajes y Entrevistas  Sección General


© OPIN@R.
© Cada uno de los autores de los artículos o fotografías.

Las personas interesadas en publicar sus colaboraciones en OPIN@R o ponerse en contacto con la Redacción,
tienen a su disposición la siguiente dirección de correo electrónico:
Teclee esta dirección en su programa de correo electrónico