Portada Opin@r

Portada Opin@r

Portada nº 1
Información General y Opinión
Sección General


VÍCTOR SÁNCHEZ


El avión de Pinochet
pasó por Lourdes

¡Lázaro, levántate y anda! Y salió corriendo y burlándose de todos los demócratas que –¡infelices!– habían creído en la razón de la justicia.  

A los ingenuos se les pusieron los ojos como platos al ver cómo, milagrosamente, el sanguinario golpista Augusto Pinochet, al retornar a Chile, se reponía de todos sus achaques, abandonaba su silla de ruedas y salía corriendo por la pista del aeropuerto de Santiago, enarbolando su amenazador bastón.  

Los médicos autores del informe que ha justificado su liberación no tienen salida más honesta y coherente que colgar la bata y dedicarse a vender pañuelos de papel en un semáforo. 

El presunto pacto existente entre los gobiernos del Reino Unido, España y Chile para liberar a Pinochet, de existir, haría merecedores de adjetivos muy feos a los mandatarios de los tres países.  

Consumada la huida facilitada por el gobierno británico, ahora miramos preocupados a Chile. El país ha elegido hace pocas semanas el primer gobierno socialista desde el sangriento golpe militar que condujo a Salvador Allende a la muerte, y con él a miles de hombres y mujeres inocentes, sospechosos de ser libres.  

Alarmante fue la bienvenida brindada al general por parte de Ricardo Izurieta, jefe de las fuerzas armadas chilenas. El presidente electo chileno, Ricardo Lagos, que tomará posesión el 11 de marzo, ha anunciado que no tolerará al ejército otro alarde como el que todos hemos visto por televisión.   

Lagos se ha comprometido a garantizar las actuaciones de los tribunales chilenos contra el general. Difícil tarea y prueba de fuego para el próximo gobierno chileno, que tiene ante sí el deber de hacer posible la justicia que no han sabido aplicar los mandatarios y los tribunales británicos.   

¡Menudo peso se ha quitado de encima el ministro de Exteriores del gobierno conservador español, Abel Matutes! Su semblante preocupado se ha tornado, en pocas horas, en explosión permanente de sonrisas. Su jefe, José María Aznar, debería explicar los actos y las inhibiciones de su gobierno durante el proceso. Pero no lo hará. Se sacudirá el muerto de encima y mirará hacia otra parte. 

 


OPI

Portada  Portadilla Nº 1  Información General y Opinión  Sección General


© OPIN@R.
© Cada uno de los autores de los artículos o fotografías.

Las personas interesadas en publicar sus colaboraciones en OPIN@R o ponerse en contacto con la Redacción,
tienen a su disposición la siguiente dirección de correo electrónico:
Teclee esta dirección en su programa de correo electrónico