Portada Opin@r

Portada Opin@r

Portadilla Nº 1
Información General y Opinión
Sección General


VICENT BROCH


España renueva el Parlamento el 12 de marzo

Dios no vota… ni está en el censo

Para votar en las elecciones generales españolas, convocadas para el 12 de marzo, hay que cumplir algunos (pocos) requisitos. Uno de ellos, imprescindible, es estar en el censo electoral. Y no consta que Dios esté empadronado en España… ni inscrito en el censo electoral. Por tanto, en España Dios no vota.

Lejos de vocear una desvergonzada irreverencia, la intención que genera estas líneas no es otra que la de hacer notar que la ley española protege la libertad religiosa. La Constitución proclama la aconfesionalidad del Estado y la Ley Orgánica de Libertad Religiosa, promulgada en 1980 (hace ya veinte años) deja bien claro en el apartado primero de su artículo tercero que “El ejercicio de los derechos dimanantes de la libertad religiosa y de culto tiene como único limite la protección del derecho de los demás al ejercicio de sus libertades públicas y derechos fundamentales, así como la salvaguardia de la seguridad, de la salud y de la moralidad pública, elementos constitutivos del orden público protegido por la Ley en el ámbito de una sociedad democrática”.

No es un ejercicio gratuito la redacción de estas líneas. La Conferencia Episcopal Española ha desaconsejado el voto a las fuerzas políticas de izquierda, Partido Socialista e Izquierda Unida. El motivo: estos grupos, que han anunciado un gobierno de coalición con un programa común si obtienen la mayoría necesaria, se proponen ampliar los supuestos de aborto reconocidos actualmente por la legislación española. La jerarquía eclesiádtica ha llamado a apoyar a los partidos que no anuncian una ampliación de los supuestos de aborto permitidos, es decir, al derechista Partido Popular.

La Iglesia española se ha situado, así, fuera de la Constitución y fuera de la ley. ¿No habrá ningún poder (ejecutivo, legislativo o judicial) que explique a los de la sotana que su misión no es hacer campaña electoral?

¿Cuándo nos dejarán vivir en paz los voceros del infierno y de la condena eterna? ¿Cuándo nos juzgarán mayores de edad para elegir libremente nuestro destino, nuestro modelo de sociedad?

Con esta proclama partidista, la Iglesia católica elige. Se ha situado, sin vergüenza y sin disimulo, al lado de los poderosos, al lado de los que están acostumbrados a permanecer arriba y tiemblan sólo con oír que los de abajo se organizan. Y no les sobran razones para temblar…

Que se las apañen como puedan, pero que no hagan más trampas, que no llamen a Dios a las urnas. Porque en España Dios no vota.

 


OPI

Portada  Portadilla Nº 1  Información General y Opinión  Sección General


© OPIN@R.
© Cada uno de los autores de los artículos o fotografías.

Las personas interesadas en publicar sus colaboraciones en OPIN@R o ponerse en contacto con la Redacción,
tienen a su disposición la siguiente dirección de correo electrónico:
Teclee esta dirección en su programa de correo electrónico